- “Todos se fueron; sólo yo quedo en Valles y no me voy a rajar”
- "La gente despertó; ya inició el fin de la “partidismo organizado”

Adrián Esper Cárdenas

Joven, empresario, heredero de una enorme fortuna, pero por encima de todo, hombre decidido a despertar la conciencia de miles de ciudadanos que ya están hasta la madre de que Valles siga siendo un pueblo quedado, rezagado, humillado, hundido en la corrupción de sus gobernantes y abandonado del valor de su pueblo por cambiar las cosas.
“Mirrey” para algunos, “Junior” para otros, pero joven valiente para muchos y esperanza para una gran parte de la población que cree, llegó el momento de que la nueva sangre gobierne a la Ciudad.
Adrián Esper sabe que el tiempo llegó y para ello comenzó una aventura de largo aliento que pronto llegará a su momento decisivo: ir o no por la Alcaldía de Ciudad Valles por vía independiente.
Tentado por el PRI, por el PAN, por Movimiento Ciudadano y cobijado muy cerca por los rayos del Sol Azteca, Esper Cárdenas no cree mucho en los partidos políticos, pero esa, es la última frontera que cruzaría para acceder al poder. No la descarta, pero no es de su agrado hoy día.
Su aparición, el viernes 19 de mayo en el Festival de la Cantera en la Capital Potosina, invitado por el Alcalde Ricardo Gallardo Juárez, desató reacciones encontradas en la clase política, que lo vio como una eventual carta del “gallardismo” rumbo al proceso político electoral 2017-2018.
Lo vieron ungido de amarillo y negro como abanderado a la Alcaldía, a la diputación federal, a la local e incluso, los más atrevidos, para el Senado de la República. Su presencia fue meramente de negocios y para corresponder la cortesía política de Gallardo Juárez.
También se especuló sobre la compra del consorcio de medios del Clan Esper en la Huasteca. Sin embargo, sólo quedó en una finta para destantear a los contrarios.
Pero la grilla no paró y menos con el registro de asistencia que marcó Adrián Esper Cárdenas el pasado jueves en el Centro Cultural Universitario Bicentenario, para atestiguar desde “ring side”, el Segundo Informe de Labores del Alcalde.
De entrada, en entrevista dice que no le espanta nada y menos los gobiernos de izquierda, pues asegura “ya lo hemos visto todo, ni el chamuco nos espanta... si hemos aguantado décadas de malos manejos y malas decisiones, como en la Huasteca, donde somos cien por ciento más pobres desde que entró Calderón, con su guerra innecesaria y ahora con este presidente que está hueco de la cabeza”.
A mí en lo personal, destaca el joven político, no me importa si es un gobierno de izquierda, lo que no me cuadra es los pocos candidatos que hay; lo único cerrado es la política y yo estoy tratando de abrirla para que la gente tenga más opciones y proyectos, porque las opciones que hay son una burla, indicó.
Esper, que preside una asociación denominada Proyectos de Impacto Social A.C., con la que dio el campanazo social para despertar la modorra de su pueblo, reconoce que de su familia, ya prácticamente no queda nadie en el pueblo.
“Soy el único que queda de mi familia en Valles. Ya todos se fueron”, reflexiona.
Su aventura es por la apertura a las candidaturas ciudadanas.

EL ÚLTIMO MOHICANO

“Ya estuvimos parados y aguantamos. Kumamoto (Pedro), que casi ni usó recursos públicos comenzó. Ahora, nosotros estuvimos de pie y esperamos que los partidos políticos no se junten para tratar de parar este movimiento social”, acotó.
Nuestras peticiones, resaltó, han sido siempre esas: que ningún partido político tenga derecho a operar con recursos de la ciudadanía; tienen que ser plataformas de propuestas y liderazgos de ciudadanos. Los Partidos Políticos no deben operar con recursos del pueblo.
“Esto ya empezó y no se debe parar”, afirma Adrián Esper.

EL PUEBLO ABRIÓ LOS OJOS

Para el activista político, los terremotos ocurridos en días pasados y que pegaron a varias entidades, ayudaron a que el pueblo abriera los ojos sobre los partidos.
“No hay mucha confianza en lo que dicen, de donar una parte, darla a asociaciones, a fideicomisos; no sabemos exactamente, pero ya no hay paso para atrás. Esto es el principio de la desarticulación de la política partidista organizada”
Adrián Esper sabe que aún no hay piso parejo, pero acepta que va encaminado hacia esa plataforma. La gente despertó, las redes sociales han hecho su labor y los políticos ya no podrán tapar el sol con un dedo; es un hecho, concluyó.